Tenis ideales para hacer ejercicio

Muchas lesiones deportivas están causadas por usar un mal calzado, principalmente molestias en rodillas y espalda baja en ejercicios como la sentadilla, es por eso que aquí de damos nuestras recomendaciones para elegir el calzado ideal dependiendo de tu tipo de ejercicio.

La estabilidad del pie es vital para conservar una correcta postura en cualquier actividad que realicemos, incluido el ejercicio. Un calzado adecuado es importante para realizar actividades deportivas de forma óptima, efectiva, evitar lesiones y alcanzar nuestros objetivos.


¿Cuál es el calzado ideal para hacer pesas?


Si vas al gym la mejor recomendación son tenis planos de suela dura, idealmente anchos de la parte frontal, lo que permitirá cuidar las rodillas, y tener un eje longitudinal del muslo paralelo al suelo y una menor carga cinética sobre la columna vertebral lumbar, permitiendo una mayor activación de los cuádriceps y glúteos al realizar sentadillas y disminuyendo la sobrecarga y riesgo de lesión a nivel lumbar y de rodillas.


Ejemplos:

Reebok Nano, Nike Metcon, Pirma CrossTrainning


Muchas marcas de tenis depotivos tienen modelos de tenis planos de suela dura funcionan muy bien.

Los tenis como convers, vans o dc, pueden funcionar funcional como alternativa pero no serían la mejor opción para el gym.




¿Cuál es el calzado ideal para correr?


Por otro lado, para correr idealmente se requiere un tipo de calzado que tenga la capacidad de amortiguar el impacto de cada zancada. Se necesita de material flexible que permita la estabilización lateral del tobillo durante el contacto con el suelo, y una suela adaptada al tipo de pisada.



Si tu pie es de arco neutro o normal, requieres de un calzado que te brinde estabilidad.

Si es tipo pronador y tienes el arco bajo, quiere decir que cargas mucho en el interior del pie, por lo que debes buscar unos tenis que te brinden control de movimiento y alta estabilidad.

Y si tienes un pie tipo supinador, tu arco es alto y cargas el peso en el exterior del pie, por lo tanto, es necesario que tenga amortiguación y flexibilidad.


Recuerda que cada persona tenemos necesidades específicas, no olvides probarte bien los zapatos, apoyarte de expertos en el tema y tomar la decisión que mejor se adapte a tus entrenamientos y estilo de vida.


Por:

Juan Carlos Villeda (nutriólogo y entrenador), Emmanuel Simental (médico especialista en rehabilitación), Julio Mejía (licenciado en ciencias del deporte)

119 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo